21/6/07

Los "Sueños Ajenos" y lo subliminal

Hoy quisiera hablar de un tipo de fenómeno onírico que se da particularmente en quienes trabajan en la asistencia terapéutica. El fenómeno podría llamarse Sueños Ajenos. ¿A qué nos estamos refiriendo? A cierto tipo de manifestaciones oníricas en las cuales el Inconsciente del terapeuta elabora un sueño cuyo sentido íntimo es un asunto de su paciente, más que suyo propio.

Procuraré aclarar este punto. Digamos que soñar con una determinada persona (paciente o no, por supuesto), puede significar muchas cosas diferentes: el sueño, por ejemplo...

-puede estar refiriéndose a rasgos nuestros que están representados por esa persona con la cual soñamos (como si nuestro Inconsciente hiciera un “casting” para seleccionar, de entre quienes conocemos, a quien mejor pudiera encarnar una característica nuestra que no llegamos a ver con claridad. Podría ser que un pariente que es muy tacaño, por ejemplo, apareciera en nuestro mundo onírico, pero NO para mostrarnos SU tacañería, sino, por artilugios del Inconsciente, para que le prestemos atención a la nuestra;

- puede estar hablándonos de una época que, por alguna razón, hoy se ha activado en nuestra memoria emocional (de manera que ese personaje sólo es como un representante de un fragmento de nuestra historia que quizás debamos revisar);

- puede ser un mensajero de algo que necesitamos ver acerca del tipo de vínculo que tenemos con esa persona que aparece en nuestro sueño (en ese caso, el sueño va a mostrar simbólicamente aspectos relacionales que quizás conscientemente no habíamos percibido: situaciones de dominio, de enamoramiento, de competencia, de envidia.......);

- podría estar refiriéndose a percepciones no-sensoriales relacionadas con esa persona (esto está muy estudiado en los laboratorios de las principales universidades del mundo: sueños telepáticos, clarividentes o premonitorios, en los que podemos percibir algo que le esté sucediendo o le vaya a suceder a otra persona, sin que medie en ello ninguna información sensorial; por eso se le llama Percepción Extra-Sensorial; en la Universidad en la que yo me gradué investigamos estos fenómenos en el 5to. año de la Licenciatura en Psicología).

Así, podríamos citar otras alternativas. Pero hoy quisiera focalizarme en esa que no está incluida en esa breve lista: los Sueños Ajenos. Este tipo de sueño se constituye por percepciones conscientes y también subliminales que nuestro Inconsciente ha recavado respecto de la otra persona y sus asuntos, como algo no concerniente a nuestra vida, sino a la vida de esa persona en particular, y que cobra clara forma en nuestro mundo onírico para que podamos ayudarle más eficazmente. Por eso es que se da con frecuencia en terapeutas, médicos, fisiatras... ¿Cómo funciona esto? Paso a explicarlo:

En la relación de ayuda, en forma consciente procuramos comprender al otro y hallar recursos para brindarle la asistencia que necesita. Desde esa actitud, no sólo absorbemos datos conscientes referidos a esa persona, sino que nuestro Inconsciente es como una esponja que capta mucha más información que aquella de la cual nos damos cuenta, en forma subliminal (es decir, fuera del foco de nuestra atención): tonos de voz, posturas corporales, relatos que parecen irrelevantes, detalles aparentemente insignificantes... Todo ese material (que para la conciencia es olvidable) es atendido por nuestro Inconsciente con una actitud similar a la que tendría Sherlok Holmes ante piezas inconexas que están sobre su escritorio y que le ayudarán a resolver un misterio: las mirará, las mirará, y las mirará, a la espera de que algo dentro de sí VEA. Sí: el Inconsciente procesará toda esa información, y, una vez que la haya elaborado, enviará a la conciencia la resultante, de distintas maneras. Una de ellas es a través de un sueño en el cual le muestre al soñante algo que necesita saber para ayudar a esa persona: al médico “se le ocurre” determinado medicamento o diagnóstico en el que que ni había pensado, al fisiatra un recurso que no había tenido en cuenta, al abogado un decreto que alguna vez leyó... y al psicoterapeuta puede presentársele algo que le muestre un aspecto de la problemática de su paciente que no había alcanzado a ver con tanta claridad. Cuando esto último sucede, es muy común que, si el terapeuta comparte este material con su paciente, en el Inconsciente del paciente se produzca un “click”, un insight que le permita ver lo que no había visto, y, con ello, generar cambios internos que habrían sido impensados hasta ese momento.

Ilustraré este fenómeno con una anécdota referida a una paciente, quien me la regaló hace muchos años. Ela era pintora. Muy buena, de verdad. Pero solamente se animaba a hacer cuadros muy pequeñitos, casi insignificantes. No sólo eso: toda su vida era pequeñita. Porque ella se percibía a sí misma como poca cosa: “no sé”, “no puedo”, “no me animo”, “no valgo”... Todo era un problema para ella: dramatizaba cualquier situación, se preocupaba en demasía, y no se animaba a tomar riesgos para mostrar su talento (a pesar de que inclusive era Arquitecta, con sólida formación).

Una noche la soñé en un tipo de sueño que se llama en flash: una imagen muy breve, de fuerte impacto, que transmite un mensaje poderoso. Bien: la vi en mi sueño nadando, pero finamente vestida... No era que se hubiese caído al agua, sino que simplemente estaba nadando, arruinando así su valiosa ropa. Y observé que, a pesar de que nadaba, SE ESTABA AHOGANDO... Pero se estaba ahogando porque en vez de nadar hacia la superficie, lo hacía, con mucho vigor... HACIA EL FONDO! No sólo eso: arrastraba de su mano a su hijita, ahogándose ambas irremediablemente. Y algo que me sorprendió mucho fue que en el final del sueño, la imagen comenzó como a alejarse, cual si fuera una cámara de cine que empezara a mostrar poco a poco una vista panorámica. Entonces, mi Inconsciente me mostró que todo eso acontecía... DENTRO DE UN VASO DE AGUA!! “Se estaba ahogando en un vaso de agua”, literalmente!! (Expresión que en muchos países significa, justamente, hacerse problema por poca cosa, abrumarse por pequeñeces.) Una imagen como para pintarla. (En los trabajos grupales con sueños vemos cómo con frecuencia el Inconsciente representa refranes o juegos de palabras que le resultan útiles para subrayar su mensaje. Este caso lo ilustra perfectamente.)

Es un sueño sencillo. Sin embargo, sus efectos fueron sorprendentes. Le pedí a mi paciente en la siguiente sesión que cerrara sus ojos y lo reprodujera en su mente, como si fuera un sueño elaborado por su Inconsciente, y no por el mío. Cuando abrió sus ojos, estaban también llenos de agua, con mucha emoción por su posibilidad de darse cuenta de su real situación (pues
entenderla no siempre significa comprenderla... y en este caso la había comprendido). A partir de allí comenzó un proceso impresionante, (un des-estancamiento terapéutico), que al tiempo derivó en que comenzara a pintar cuadros de gran envergadura, bellísimos, con un sinnúmero de figuras pequeñitas, como las del Bosco (integrando quizás la faceta anterior de su personalidad). Hoy en día expone y vive de lo que hace, siendo una artista muy destacada en su rubro. Tal vez aquí se observe que, como decía Jung, el símbolo tiene una función motriz, propulsando desde adentro nuevas conductas...

Si alguna vez le sucede algo parecido, ya podrá mirarlo desde otro lugar. ¿Cómo saber si estamos ante un sueño propio o un “sueño ajeno”? Como en todo lo que hace al mundo interno, el discernimiento deviene del entrenamiento en revisar los propios sueños e intentar decodificar su mensaje. Una tarea fascinante como pocas... §

Imagen: "Dream", de Shirley Falconer .

1 comentario:

Inés dijo...

Gracias. Gracias por todo este material, Virginia. Realmente me está ayudando mucho en mi proceso de recuperación. Gracias nuevamente.

____________________________________
Convidando un pensamiento... Dicen los Unpanishads, un conjunto de textos hindúes escritos hace unos 2600 años, totalmente coincidente con la visión de que existe un Inconsciente más profundo: Víctor Frankl le llamó Inconsciente Espiritual, el psiquiatra italiano Roberto Assagioli Supraconsciente. Es necesario que la Psicología no lo ignore!: "Hay un Espíritu que permanece despierto cuando dormimos, que crea la maravilla de los sueños. Es el Espíritu que en verdad se llama el Inmortal. Todos los mundos descansan en ese Espíritu y nadie puede ir más allá de él." En el Zen le llaman "el Nonato": aquella parte de sí que no nació, pues no pertenece al tiempo. Por lo tanto, no puede morir...