28/5/07

¿Por qué algunas personas no recuerdan sus sueños?:

Hay personas a quienes les cuesta recordar los sueños, y esto puede deberse a distintos factores personales. Veamos algunos de ellos, sabiendo que todos podemos entrenarnos en la habilidad de recordar nuestros sueños (en otro sector abordaremos este punto):

§ Estadísticamente, las personas que tienen como rasgo predominante la necesidad de controlar la realidad ( ¡y autocontrolarse en extremo!) propenden a tener dificultades para ejercer la memoria onírica (quizás como una negación a registrar ese incontrolable universo de los sueños, cambiante y autónomo).

§ Hay otro perfil de individuos al cual a veces le resulta difícil recordar sus sueños (que puede coincidir o no con el perfil mencionado arriba): la persona que se preocupa en exceso por recordarlos. La actitud de autoexigencia es contraria a la que se necesita para que la memoria onírica fluya de un modo natural. General-mente, este tipo de persona suele ser así también en otras áreas de su vida. (Si alguno de estos dos rasgos le describe, no se preocupe: luego veremos cómo podrá trabajar con ellos para que recordar sus sueños no le sea imposible!)

§ La ingesta de algunos psicofármacos (ciertos ansiolíticos, miorrelajantes y antidepresivos) pueden en algunas personas disminuir la capacidad de recordar sus sueños.

§ Luego de un suceso traumático, es común que durante un tiempo no se recuerden los sueños. Pareciera ser como si un mecanismo natural protegiera ese impacto producido en el inconsciente, ejerciéndose una primera elaboración de ese material psíquico. Luego de ese período, como lo veremos más adelante, es natural que aparezcan sueños y recuerdos diurnos que incluyan evocaciones del hecho traumático.

§ Por razones fisiológicas que hacen al funcionamiento del sistema nervioso central, sólo podemos recordar nuestros sueños si nos despertamos en la fase REM o inmediatamente después. (El despertarse en la fase de ondas lentas provoca un olvido espontáneo de lo soñado, debido a cómo se activa en ese caso la química cerebral de la vigilia.)

§ Más allá de todo esto, es importante saber, sobre todo, que la principal causa de que una persona no recuerde sus sueños suele ser que no les preste atención, que los desestime. Es natural que la intención de recordarlos, si se mantiene desde una actitud adecuada (sin autoexigencia excesiva), vaya abriendo la posibilidad de, cada mañana, tener en la conciencia recuerdos de algunos de nuestros viajes por el mundo onírico.

¿Se siente identificado con alguno de estos ítems? Si es así, no se preocupe: ninguno de ellos carece de solución si hay una intención sostenida de trabajar con el propio Inconsciente...


Imagen: "La noche de los pobres", de Diego Rivera

2 comentarios:

Lina Cega dijo...

La mayoría de veces recuerdo todos mis sueños. Incluso tres o cuatro en una misma noche, y si duermo ese día por la tarde también sueño y los recuerdo. Para mí los sueños es aquello que tenemos en nuestro interior y que de alguna manera sale a flote mientras dormimos. Yo disfruto mucho cuando sueño, aunque hay veces son cosas un poco miedosas, pero en general son aventuras bastante entretenidas y que mi mente recrea como una historia: con principio, desarrollo y final.

Saludos,

Nama Cega

Anónimo dijo...

HOLA
SOY UNA JOVEN DE MÉXICO, QUE ACABA DE LEER SU RESEÑA DE LOS SUEÑOS
EL DÍA DE HOY TUVE UN SUEÑO QUE PARA MI FUE MUY BONITO, PUES SOÑÈ CON LA PERSONA QUE QUIERO, EL PROBLEMA ES QUE ESTE SUEÑO SE TERMINO ASÍ DE REPENTE.
ESTABA SOÑANDO Y CUANDO ESPERABA LA SIGUIENTE PARTE DEL SUEÑO SE TERMINO! Y ME DESPERTE Y YA NO PUDE VOLVER A SOÑAR LO MISMO.
MI PREGUNTA ES ¿POR QUE SE TERMINAN LOS SUEÑOS ASÌ TAN RÀPIDO? COMO SI SE FUERA LA LUZ EN TU CASA Y YA NO PUDIERAS VER NADA
ESPERO ME PUEDA RESPONDER, POR QUE ME QUEDE MUY CONFUNDIDA

gracias

ANGELICA

____________________________________
Convidando un pensamiento... Dicen los Unpanishads, un conjunto de textos hindúes escritos hace unos 2600 años, totalmente coincidente con la visión de que existe un Inconsciente más profundo: Víctor Frankl le llamó Inconsciente Espiritual, el psiquiatra italiano Roberto Assagioli Supraconsciente. Es necesario que la Psicología no lo ignore!: "Hay un Espíritu que permanece despierto cuando dormimos, que crea la maravilla de los sueños. Es el Espíritu que en verdad se llama el Inmortal. Todos los mundos descansan en ese Espíritu y nadie puede ir más allá de él." En el Zen le llaman "el Nonato": aquella parte de sí que no nació, pues no pertenece al tiempo. Por lo tanto, no puede morir...